Como reparar celulas dañadas

¿Cómo hubiera sido si pudiéramos desarrollar cuerpos embrioides (EB) a partir de células madre embrionarias (ESC) individuales usando tecnología? Esto podría dar lugar al desarrollo de medicamentos regenerativos y otras terapias, que no requieren una matriz de soporte externa como lo necesita la tecnología regenerativa tradicional para crear un ensamblaje coordinado. Todo esto es posible con un Legos magnético celular. Una tecnología desarrollada por los investigadores del Laboratoire Matiere et Systemes Complexes (CNRS / Universite Paris Diderot) es capaz de combinar células con la ayuda de nanopartículas magnéticas e imanes miniaturizados magnetizados.

En Nature Communications se detalla una visión detallada del estudio. Esta herramienta infundida con imanes miniaturizados se puede utilizar como una gran tecnología en el campo de los medicamentos regenerativos y también en estudios biofísicos. Dado que la demanda de la nanotecnología es cada vez mayor para proporcionar una solución sin precedentes para el diagnóstico y la terapia regenerativa, podemos sentir su necesidad en todos los ámbitos de la medicina y las biociencias. Por lo tanto, este hallazgo es otro hito para el desarrollo de terapias o tejidos regenerativos sin una matriz de soporte externa.

Una nueva herramienta desarrollada por científicos en Francia utiliza células madre magnetizadas para alterar y estimular las células madre en formas tridimensionales. Mediante el uso de imanes externos, las células pueden magnetizarse para su diferenciación, ensamblaje, proliferación y estimulación mediante la inserción de nanopartículas. De esta manera, estas células se están convirtiendo en Legos magnéticos celulares. Los Legos magnéticos funcionan como un ensanchador de tejido magnético, donde los imanes móviles cautivan el agregado desarrollado a partir de las células antes de que un segundo el microimán pueda atraer células magnetizadas. Los tejidos experimentales en la bandeja magnética se comportan de forma independiente (digamos compresión y estiramiento) influenciados por los dos imanes accionados.

El primer enfoque del estudio fue medir la capacidad de las células magnetizadas para diferenciarse y proliferar de manera similar a las células madre, y también eliminar la característica de pluripotencia en las células madre embrionarias cuando se introducen en nanopartículas. Tenía como objetivo desarrollar el cuerpo embrioide aplicando el proceso de diferenciación de las células madre embrionarias. Podemos llamar cuerpos embrioides como grupos 3D de células madre pluripotentes, que comprenden tres tipos de tipos de células de la piel. El equipo descubrió además que las nanopartículas no afectan la formación de cuerpos embrioides en el ensanchador magnético.

Para formar cuerpos embrioides utilizando células magnetizadas, tiene resultados más efectivos en comparación con el método de gota colgante, donde los cuerpos embrioides no pueden proliferar adecuadamente. El estudio mostró además que la adición de nanopartículas a las células madre embrionarias no tiene ningún impacto en su proceso de diferenciación. Simultáneamente, los cuerpos embrioides podrían moverse hacia el músculo cardíaco en la camilla magnética cuando son estimulados por células magnéticas. Por lo tanto, demostró que, además de las células orgásmicas vivas, los factores mecánicos como las células magnéticas también pueden participar en el proceso de diferenciación celular.

Osteoarthritis is the most common form of arthritis affecting more than 20 million Americans. It is a disease due to disordered cartilage. Normal cartilage in the young healthy adult consists of a matrix constructed of a mixture of proteins and sugars (proteoglycans), water, as well as collagen. Within this matrix sit chondrocytes, cells that actually manufacture the matrix they sit in. Picture a bowl of gelatin with grapes sitting inside the gelatin and that is what cartilage looks like.

Under normal situation, cartilage is capable of withstanding both compressive forces as well as shear forces. It deforms when loads are placed on it and then rapidly expands to its normal contour once the load has been removed. When cartilage is damaged as a result of trauma, injury, or other means, a change occurs in the normal functioning of cartilage. Chondrocytes begin to elaborate destructive enzymes; the underlying bone begins to deform, and the lining of the joint, the synovium, begins to produce cytokines, protein messengers that stimulate inflammation.

The end result is the gradual wearing away of cartilage accompanied by chronic inflammation, and deformity related to abnormal mechanics of the joint. To date, the treatment of osteoarthritis has been palliative only. Symptomatic relief with non-steroidal anti-inflammatory drugs (NSAIDS), physical therapy, and joint injections of either corticosteroid or hyaluronic acid have been among the measures employed. The rapid development of stem cell science has provided a glimmer of hope that the treatment of osteoarthritis will also include the ability to restore cartilage integrity.

Multiple attempts by various laboratories have searched for a method of introducing stem cells along with a scaffold to enable stem cell propagation in an organized fashion that will best stimulate cartilage regeneration. A whole new branch of basic science, termed “tissue engineering” has been used to describe these ventures. An excellent review of the current state of the science was published by the Harvard Stem Cell Institute. The authors reviewed the literature regarding types of scaffold materials that had been studied.

These included natural biomaterials such as collagen, fibrin, silk, sugars, algae cell walls, hyaluronan, and chitin as well as synthetic platforms such as various polymers, peptides, and ceramics. These scaffolds are generally “seeded” with growth factors that stimulate stem cell multiplication and division while protecting the stem cells in an undeniably hostile environment, the arthritic joint. Currently, the use of autologous stem cells in clinical medicine requires the use of fat as a matrix scaffold. When combined with growth factors from blood components, the environment simulates the biomaterial scaffold models described above.

Las células madre y la terapia con células madre han recibido mucha cobertura de noticias últimamente, algunas de ellas controvertidas, por lo que este mes he decidido hablar sobre las células madre en general, junto con varios enfoques de la terapia con células madre. Las terapias con células madre que defiendo son legales y simples, especialmente con la llegada de un nuevo producto nutricional llamado Stemplex, del que hablaré un poco más adelante. Pero primero, un poco sobre la propia célula madre …

Una célula madre es una célula indiferenciada que puede renovarse y convertirse en al menos tres tipos diferentes de tejido. Las células madre embrionarias se derivan de embriones en etapa temprana y tienen la capacidad de diferenciarse en todos los tipos de células adultas. Las células madre embrionarias se comportan de manera uniforme bajo un microscopio, pero son mucho menos predecibles cuando se inyectan en el cuerpo. Pueden ofrecer algunos beneficios para la investigación, pero su uso es controvertido y no son útiles para tratamientos reales.

Las células madre adultas residen en animales post-fetales. Algunos ejemplos son las células madre hematopoyéticas que se convierten en glóbulos rojos o blancos, o células madre mesenquimales que pueden convertirse en muchos tipos de tejido, incluidos huesos, tendones, ligamentos, cartílagos, corazón, hígado o nervios. Las fuentes de células madre adultas incluyen médula ósea, grasa, tejido cerebral y músculos. De todos los tejidos, la grasa produce la mayor cantidad de células madre mesenquimales, mientras que la médula ósea o la sangre umbilical producen más células madre que se convertirán en glóbulos rojos o blancos.

Hay varias categorías diferentes de células madre, incluidas las autólogas, alogénicas y xenogénicas. Las células madre autólogas son las derivadas del mismo animal. Estos son los mejores para el trasplante, ya que no existe la preocupación de que sean rechazados. Las células madre alogénicas provienen de un donante de la misma especie. Dado que las células madre no tienen los marcadores de superficie celular estándar que desencadenarían la respuesta inmune, estas células pueden potencialmente usarse sin temor al rechazo por parte del tejido huésped. Las células madre xenogénicas provienen de un donante de otra especie, como un cerdo.

La función más comúnmente citada de las células madre es su capacidad para diferenciarse en diferentes tejidos, pero también tienen otras capacidades que pueden ser muy beneficiosas para la curación. Las células madre producen más de 30 tipos de factores de crecimiento y sustancias químicas tisulares que estimulan la cicatrización. Las células madre ayudan a reclutar otras células madre locales y sistémicas para concentrarse en reparar el tejido dañado. También son activos en la modulación inmunológica para promover o suprimir la función de las células T.

Las células madre se activan para moverse hacia un área por señales del tejido basadas en cambios químicos, neuronales y mecánicos. La hipoxia, que es la falta de oxígeno, y la inflamación son fuertes desencadenantes de las células madre para atacar una lesión, aunque las células madre representan menos de la mitad del nuevo tejido formado. El resto de la reparación se realiza mediante otras células reclutadas y gestionadas por las células madre iniciales. Ésta es la razón por la que se utilizan inyecciones muy pequeñas de células madre.

Las células madre se activan para moverse hacia un área por señales del tejido basadas en cambios químicos, neuronales y mecánicos. La hipoxia, que es la falta de oxígeno, y la inflamación son fuertes desencadenantes de las células madre para atacar una lesión, aunque las células madre representan menos de la mitad del nuevo tejido formado. El resto de la reparación se realiza mediante otras células reclutadas y gestionadas por las células madre iniciales. Ésta es la razón por la que se utilizan inyecciones muy pequeñas de células madre. Inyectar una mayor cantidad de células madre en un área lesionada puede interferir con la curación, ya que algunas de las células inyectadas mueren y deben eliminarse durante el proceso de curación.

En los caballos, la reparación de las lesiones de los ligamentos ha demostrado ser la más prometedora. Las lesiones de los ligamentos de la parte inferior de la pierna de un caballo son muy difíciles de curar. Las células madre extraídas de la propia grasa del caballo lesionado se pueden inyectar directamente en el área del ligamento dañado para estimular la curación con menos cicatrices, lo que disminuye la posibilidad de una nueva lesión. En algunos casos, se extrae médula ósea, pero este tejido debe cultivarse para aumentar la cantidad de células madre mesenquimales.

Otra terapia con células madre prometedora se basa en aumentar el número y la actividad de las propias células madre del animal mediante la nutrición. Así como los científicos descubrieron que el beta glucano es un nutriente que estimula los glóbulos blancos llamados macrófagos, los investigadores ahora han identificado nutrientes que estimulan y causan la proliferación de células madre. Basándose en esta investigación, Simplexity Health ha desarrollado un producto llamado Stemplex (TM) que contiene extracto de té verde, arándano silvestre, el aminoácido carnosina, extracto de arándano, vitamina D y algas verdiazules. He estado usando este producto en mi propio caballo, que tiene los talones doloridos y contraídos crónicamente. En tan solo un mes, veo una mejora en su forma de andar.

La terapia con células madre tiene un gran potencial y debe considerarse como un tratamiento curativo para lesiones o daños a los órganos. Además, la terapia sistémica con células madre se muestra prometedora en el tratamiento de afecciones neurológicas. Proporcionar apoyo nutricional para las propias células madre del cuerpo es siempre una buena opción, que puede complementarse con inyecciones específicas de células madre recolectadas. Estas inyecciones son especialmente útiles cuando el apoyo nutricional no crea suficiente efecto curativo o el área lesionada, como los ligamentos en la parte inferior de la pierna de un caballo, tiene mala circulación.

El Instituto Nacional de Salud identifica 74 enfermedades tratables utilizando células madre adultas en terapia. Estas terapias costosas y complejas generalmente entregan una gran cantidad de células madre adultas al área que se somete al tratamiento. La mayoría requiere que las células madre se extraigan del paciente o de un donante adulto, se programen en un laboratorio para convertirse en un tipo específico de célula y luego se inyecten en el cuerpo. Para el tratamiento de enfermedades, estas terapias muchas veces son el mejor método de recuperación y producen resultados realmente notables. Pero la mayoría de nosotros no tenemos problemas de salud que requieran estos procedimientos extensos.

Para aquellos de nosotros que solo queremos mantener una salud óptima o combatir los efectos del envejecimiento, las lesiones y el desgaste diario, una liberación más pequeña pero constante de nuestras células madre adultas existentes en el torrente sanguíneo puede producir considerables beneficios para la salud. Cuando StemEnhance (TM) se usa como un suplemento diario a lo largo del tiempo, la estimulación de miles de millones de células madre adicionales en el torrente sanguíneo podría ser uno de los métodos más seguros y eficientes para mantener una salud óptima que la ciencia ha descubierto hasta ahora.

Las células madre adultas tienen capacidades significativas para el crecimiento, reparación y regeneración de células y tejidos dañados en el cuerpo, similar a un equipo de reparación incorporado o equipo de mantenimiento que solo necesita activación y estimulación para lograr la reparación del daño. La estimulación directa de células madre adultas endógenas (ya presentes en el cuerpo) dentro de un tejido puede ser la forma más fácil, segura y eficiente de estimular la regeneración tisular. Tal estimulación no necesita depender de células madre añadidas.

Para aquellos que buscan ejercer un mayor control sobre su propio proceso de envejecimiento, la ciencia ha logrado avances considerables en su investigación y, lo que es más importante, en los resultados humanos reales. Los resultados y avances más emocionantes provienen de la rama de estudio de las células madre. Específicamente, células madre adultas de la médula ósea. Los recientes debates presidenciales han abierto públicamente la puerta al asombroso poder descubierto en las células madre adultas. ¿Cómo afectan estos descubrimientos al envejecimiento humano?

La ciencia nos dice que hay dos medidas distintas de envejecimiento, cronológica y biológica. No hay nada que se pueda hacer para detener, o incluso ralentizar, el envejecimiento cronológico. El envejecimiento cronológico se basa y mide íntegramente en el paso del tiempo. Si nació hace cuarenta años, diez meses y veintisiete días, cronológicamente esa es su edad. Sin embargo, el envejecimiento cronológico no es tan importante como el envejecimiento biológico. El envejecimiento biológico detalla cómo funciona el cuerpo, o más específicamente, los órganos en función de una medida de años.

Por ejemplo, una persona puede tener treinta y cinco años pero tener los pulmones funcionando como lo haría una persona de veinte años. Lo contrario también puede ser cierto. Una persona puede tener poco más de treinta años pero tener su cuerpo y órganos funcionando a una edad mucho mayor. Por lo tanto, comprender la diferencia entre envejecimiento cronológico y envejecimiento biológico es de vital importancia para el control y la supresión del envejecimiento. Pero, ¿qué determina la velocidad a la que se produce el envejecimiento biológico? La capacidad del cuerpo para renovarse.

Curiosamente, las células madre adultas parecen verse afectadas por el envejecimiento cronológico. La ciencia ha demostrado que a cierta edad, generalmente entre los veinticinco y los treinta y cinco, las células madre adultas de la médula ósea reducen drásticamente su circulación dentro del cuerpo. Esto, a su vez, reduce significativamente el proceso de renovación del cuerpo, lo que lleva a la degradación de los órganos, la degradación de la función y el avance del envejecimiento. Un punto clave a tener en cuenta es que, de hecho, las células madre adultas todavía están dentro del cuerpo. Cada ser humano tiene millones y millones de células madre adultas sanas y genéticamente intactas dentro de la médula ósea.

Ejercicio riguroso; Numerosos estudios han demostrado de manera concluyente que el ejercicio riguroso tiene un efecto positivo en el proceso de envejecimiento del cuerpo. Nuevos estudios emocionantes también indican que el ejercicio estimula la liberación de células madre de la médula ósea por parte del cuerpo. Ejercicios de respiración: Los ejercicios de respiración profunda y sistemática como el chi kung o el yoga han mostrado resultados muy positivos en las áreas de envejecimiento. La respiración diafragmática profunda oxigena la sangre, lo que a su vez ayuda a mantener la salud celular.

Nutrición adecuada: obviamente este no es un concepto nuevo, pero ciertamente vale la pena mencionarlo. Alimentar adecuadamente al cuerpo con nutrientes esenciales es fundamental para ralentizar el proceso de envejecimiento simplemente manteniendo los órganos biológicamente sanos y saludables. Potenciadores de las células madre: En los últimos años, la ciencia ha descubierto nutrientes específicos que ayudan enormemente al cuerpo a liberar sus propias células madre de la médula ósea en el torrente sanguíneo. Estos potenciadores facilitan la circulación y el viaje de las células madre adultas por todo el cuerpo. Esto ha demostrado ser un avance masivo en la ciencia de las células madre adultas.

Las células madre son las células maestras del cuerpo humano. Son las células fundamentales a partir de las cuales se crean todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo. Un aspecto de las células madre adultas que las hace tan prometedoras es que, en la dirección correcta, tienen la capacidad de estimular, revivir y reparar tejidos y músculos. Las células S / también tienen la capacidad de mejorar la eficacia del sistema inmunológico.

La investigación con células madre ha avanzado mucho. Recientemente, los desarrollos que involucran “células madre adultas” (aquellas dentro de nuestro cuerpo desde el día en que nacemos) han creado un gran entusiasmo en el campo de la medicina. Está científicamente comprobado que podemos activar nuestras propias células adultas a partir de nuestra propia médula ósea con suplementos naturales. Al hacerlo, estamos mejor equipados para combatir las enfermedades, mantenernos saludables y prolongar el proceso de envejecimiento durante períodos de tiempo mucho más largos.

Colostem es un suplemento natural que contiene calostro bovino. Este suplemento natural para la salud desencadena la liberación de células madre de la médula ósea al torrente sanguíneo. Estas células pueden luego migrar y adherirse a cualquier célula del cuerpo que necesite reparación. Una vez que se adhieren al tejido / músculo / ligamento o hueso, comienza el proceso de reparación y renovación. Estas células sanas y energizadas, una vez en el torrente sanguíneo, se ponen a trabajar inmediatamente y anulan las células enfermas. Las células madre sanas también fortalecen el sistema inmunológico, que es el centro de nuestro cuerpo. Si su sistema inmunológico no es saludable, su salud puede deteriorarse rápidamente, lo que a menudo conduce a otros problemas de salud.

Un nuevo estudio indica que la función se puede restaurar mucho después del daño por accidente cerebrovascular al estimular las células madre adultas en el cerebro. Los científicos de UC-Irvine descubrieron que un factor de crecimiento natural llamado Factor de crecimiento transformante alfa (TGFa) estimula las células madre adultas en el cerebro afectado para dividirse, migrar a través del cerebro y reparar el daño. Usando un modelo de rata para el accidente cerebrovascular, inyectaron la proteína TGFa directamente en el cerebro hasta 4 semanas después del daño del accidente cerebrovascular y encontraron una recuperación del 99%. Darius Gleason, un estudiante de posgrado que trabajó en el estudio dijo:

En un nuevo estudio recién publicado, el grupo ha demostrado que incluso la administración nasal de TGFa puede dar una recuperación significativa (70%). Esta vía no invasiva podría tener una gran aplicación terapéutica. Anteriormente, los investigadores alemanes demostraron que la administración nasal de células madre adultas era un método de administración eficaz. Este nuevo estudio muestra que usar solo la proteína estimulante también puede ser muy eficaz para estimular las células madre adultas existentes que ya están presentes en el cerebro.

¿Creería que ahora puede utilizar la grasa de su perro como tratamiento para la artritis? Suena loco pero es cierto. Existe una nueva tecnología en medicina veterinaria que está brindando terapia con células madre utilizando grasa a los perros como una forma de tratar la artritis. Las células madre son células primitivas e indiferenciadas dentro del cuerpo. Tienen la capacidad de transformarse en cualquier tipo de tejido dentro del cuerpo como huesos, tendones, cartílagos, músculos, nervios, etc. Cuando hablamos de células madre, las agrupamos en dos tipos, embrionarias y adultas. Las células madre embrionarias son las controvertidas ya que provienen del tejido fetal y tienen la capacidad de crear una persona o un animal completo.

Aunque las células madre embrionarias son extremadamente poderosas, tienen algunas desventajas asociadas con tratar de usarlas. Uno está tratando de obtenerlos ya que provienen de tejido fetal y su uso es muy controvertido. El segundo problema con su uso es que debido a que son de otra persona o animal, se consideran material extraño y el cuerpo puede rechazarlos. Las células madre adultas, aunque no son tan potentes, tienen la ventaja de que son fáciles de obtener y, debido a que provienen de la misma persona que las recibe, no existe la posibilidad de que el cuerpo las rechace.

Las células madre que se utilizan para esto se obtienen de la grasa del cuerpo. La grasa, o adiposo como se le denomina médicamente, es una gran fuente de células madre adultas, con un rendimiento 500 de células madre mayor que la médula ósea por la misma cantidad. Lo bueno de esto es que al usar grasa, las células madre no necesitan ser cultivadas, lo que generalmente toma una semana o más. Esto significa que una vez que se recolecta la grasa, el tiempo de respuesta para poder tratar al paciente con las células adultas es tan rápido como 48 horas.

El proceso que implica el uso de estas células para tratar la artritis en perros es relativamente simple. El primer paso es recolectar la grasa. Este procedimiento requiere que el perro esté anestesiado y es un procedimiento quirúrgico estéril para que la grasa no se infecte. La grasa se obtiene de uno de los tres lugares del cuerpo donde siempre hay abundancia de grasa, la región inguinal, la región torácica o la grasa falciforme que se encuentra en el abdomen. Solo se necesitan 15 gramos de grasa, que es aproximadamente del tamaño de un tubo de ensayo grande.

Una vez que se recolecta la grasa, se envía durante la noche a una empresa que procesa la grasa y extrae las células madre de ella. La compañía puede hacer esto dentro de las 12 horas y lo envía de regreso durante la noche para que esté de vuelta en el hospital de su médico dentro de las 48 horas posteriores al momento en que se cosechó. Las células se empaquetan en una jeringa estéril, lista para inyectarse en las articulaciones artríticas afectadas. Por lo general, la inyección de las células se puede realizar solo con sedación. Aunque las células pueden inyectarse en el torrente sanguíneo y tendrán un efecto en las articulaciones artríticas, se ha descubierto que es más eficaz si se inyecta directamente en las articulaciones afectadas.

La tecnología de células madre y el cuidado de la piel anti-envejecimiento es un nuevo fenómeno que arrasa en la industria cosmética. En 2005, comenzaron a surgir rumores sobre una crema misteriosa para la piel basada en células madre que no solo era la más controvertida, sino también la crema antienvejecimiento más buscada del mundo. Los consumidores buscaban Amatokin, un producto que ahora está más disponible como resultado de su reciente y exclusivo lanzamiento en Bloomingdales. Se dice que Amatokin es el avance más profundo en el cuidado de la piel en más de tres décadas. Según su fabricante, Voss Laboratories, la emulsión es el primer producto que aprovecha el potencial regenerativo de sus propias células madre faciales para renovar la piel y hacer que se vea joven nuevamente.

Algunos investigadores creen que el uso de la tecnología de células madre para un cosmético antienvejecimiento tópico trivializa otras investigaciones médicas más importantes en este campo. En segundo lugar, existe confusión sobre el tipo de células madre que se explotan en este producto cosmético en particular. Las células madre tienen el notable potencial de convertirse en muchos tipos de células diferentes en el cuerpo. Cuando una célula madre se divide, puede seguir siendo una célula madre o convertirse en otro tipo de célula con una función más especializada, como una célula de la piel. Hay dos tipos de células madre, embrionarias y adultas.

A diferencia de las células madre embrionarias, las células madre adultas o somáticas son endógenas. Están presentes en nuestro cuerpo y sirven para mantener y reparar los tejidos en los que se encuentran. Las células madre adultas se encuentran en muchos órganos y tejidos, incluida la piel. De hecho, la piel humana es el mayor depósito de células madre adultas del cuerpo. Las células madre de la piel residen en la capa basal de la epidermis, donde permanecen inactivas hasta que son activadas por una lesión o enfermedad tisular.

Amatokin es el primer producto de su tipo y actúa estimulando los depósitos de células madre adultas en nuestra piel para ayudar a rejuvenecerla. Desde el día en que nacemos, nuestra piel experimenta los efectos incrementales y acumulativos del envejecimiento intrínseco y extrínseco. Cuando somos jóvenes, la utilización de células madre para el rejuvenecimiento de la piel funciona de manera eficiente. A medida que envejecemos, se reduce significativamente. En el entorno adecuado, estos reservorios inherentes de células madre pueden estimularse para renovar la piel.

Amatokin es un producto antienvejecimiento para el cuidado de la piel que se ocupa de la expresión de marcadores de células madre en la piel para reducir, según se informa, la aparición de arrugas graves sin necesidad de inyecciones o incluso una visita al consultorio del médico. ¿Podría ser realmente un “milagro en una botella”? Al igual que con cualquier avance tecnológico nuevo e innovador en el cuidado de la piel antienvejecimiento, el tiempo lo dirá. Estoy seguro de que este es solo uno de los muchos productos por venir que combinarán la tecnología de células madre y el cuidado de la piel antienvejecimiento.

Las células madre son las células maestras del cuerpo humano. Son simplemente el bloque de construcción y la base a partir de la cual se forman todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo. Una célula madre tiene la capacidad de duplicarse sin cesar y convertirse en células de prácticamente cualquier órgano y tejido del cuerpo. Las células / células sanas pueden reparar o reemplazar el tejido dañado y, por lo tanto, ayudan a revertir enfermedades y lesiones, mejorando y manteniendo una salud óptima.

Los avances tecnológicos más recientes han permitido a los científicos descubrir mucho más sobre las células s /. Esta investigación reciente ha generado mucho entusiasmo ya que los científicos han encontrado células madre adultas en muchos más tejidos de los que alguna vez creyeron posibles. También se han dado cuenta de que las células s / pueden estimularse y aumentarse a partir de la médula ósea. Dentro de las células s / se encuentra la capacidad de crear cada parte de su cuerpo que necesita para vivir. Desde el momento en que fue concebido, estas pequeñas células versátiles se replicaron y desarrollaron sus órganos, tejidos y funciones.

También se ha descubierto que las células madre están relacionadas con la edad. Un bebé tiene una circulación de células madre del 100% en su torrente sanguíneo, sin embargo, cuando llegamos a los 65 años, solo nos queda el 10% de las células adultas activas en la circulación y luego debemos responder a la enfermedad compacta y mantenernos saludables. Al mismo tiempo, la longitud de nuestros telómeros (que se encuentran al final de cada cromosoma para protegerlos) se acorta, lo que impide la replicación celular. Esta es la razón por la que un niño se recupera tan rápido: su sistema de liberación celular en el torrente sanguíneo funciona a niveles óptimos.

Los últimos descubrimientos de la terapia madre confirman la posibilidad de recolectar células madre para la regeneración de los órganos enfermos directamente del tejido adiposo. Este procedimiento es una práctica habitual en la práctica clínica tradicional; también demuestra que el cuerpo humano está dotado de sus propios mecanismos de curación. La medicina tradicional tibetana explica estos mecanismos de autocuración mediante un sistema de meridianos de energía. La actividad de estos está coordinada por la energía primordial ubicada en el cerebro.

La estimulación de los puntos de acupuntura situados a lo largo de los meridianos elimina las barreras de energía; también le indica al cerebro que hay células disfuncionales en un determinado órgano. El cerebro lee la información transmitida; por medio de un impulso energético, ordena al sistema de regeneración recolectar el número necesario de células madre del cuerpo, especializarse y enviarlas al órgano enfermo. En su camino hacia el órgano objetivo, las células están programadas para sus acciones futuras mediante su interacción con elementos especializados.

Here’s more information on just click the following internet page review our web site.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *